Dieta mediterránea en el Adriático croata, su costa, las islas y la parte del interior

Dieta mediterránea en el Adriático croata, su costa, las islas y la parte del interior

“El cuerpo no es un templo, sino un parque de atracciones, así que disfrútelo”, son las palabras de uno de los chefs más famosos del mundo, cuyo lema “sin reservas” deben seguir cuando se trata de la nutrición mediterránea en el Adriático. Puede probar la comida mediterránea en el otro extremo del mundo, pero la verdadera “especia” de esta dieta siempre ha sido su ambiente, así que miles de islas del Mar Adriático tienen miles de sensaciones gastronómica distintas. Usted decide a dónde ir, porque cada lugar es una tesorería de sus propios alimentos, que se cultivan y preparan de la manera tradicional. Las islas de Brač y Hvar, junto a España, Italia, Grecia y Marruecos, son portadores comunes de la dieta mediterránea protegida, porque una parte de los ingredientes y especias, así como las costumbres asociadas con la preparación de algunos platos representan un bien cultural común.

 

Cada plato oculta su historia, independientemente de si se trata de así llamada “gregada”, el plato tradicional de Hvar de pescado cocido con patatas y cebolla, o del cordero de Brač, o del estofado de pescado, el plato emblemático del pescado, o de la preparación de todo tipo de alimentos a la parrilla, la conexión de la población local con los hábitos alimenticios es tan importante como el comer en sí. Las reuniones familiares más grandes o los festivales folclóricos son una oportunidad única para oler y degustar y así conocer mejor las costumbres, las habilidades de adquisición de alimentos y conocimientos y habilidades de cocinar que rara vez se han modificado a lo largo de los siglos, quizás solo un poco han mejorado. El consumo de comidas es un asunto social de gran importancia para la identidad dálmata, y cada plato se prepara con orgullo y se consume con respeto.

 

Una de las comidas más adoradas del mar Mediterráneo es la merienda, que adoran todas las generaciones, ya sea invitado o anfitrión. Esta comida, que se prepara con entusiasmo especial, es adecuada para cualquier momento del día, pero es importante que se dé por la tarde, entre las dos comidas principales, y sobre la mesa sólo se puede encontrar pescado salado, aceite de oliva, un trozo de queso de cabra o una olla grande de pescado.

 

De hecho, no es importante en absoluto cuales sean los ingredientes, porque los principales siguen siendo la compañía y un chupito de buen vino. El viejo refrán dálmata dice que los peces deben nadar en tres líquidos: en el mar, en el aceite y en el vino, ¡así que ahora sea valiente y trate de no seguir este importante pero delicioso patrimonio mundial!