Čobanac (guisado de carne)

Čobanac (guisado de carne)

Después del trabajo arduo en el campo, en el pastizal o en el bosque, nada alimenta al cuerpo y al alma mejor que el caliente y rico čobanac, guisado de Eslavonia preparado en una olla grande o en una caldera. Se considera la comida de los pastizales de Eslavonia, y como lo dice su nombre, lo preparaban los čobani, es decir los pastores, como un plato de carne nutritivo y saciante que se cocinaba despacio sobre el fuego durante varias horas.

 

Čobanac se hace para varias personas, es más sabroso cuando se come en grandes compañías, y es exquisito cuando se deja reposar un poco. Čobanac generalmente contiene varios tipos de carne, entre los cuales se destacan la carne de cerdo y de vaca, y se añade también la carne de caza o de cordero. La carne se coloca en la caldera según el orden, o la tenacidad, así que primero se pone la carne de caza, y luego de vaca y de cerdo. Ahí también se hierve mucha verdura como la cebolla, la zanahoria, el apio y el perejil y el tomate fresco, y son imprescindibles las especias como el laurel, la sal, la pimienta y el pimentón rojo molido dulce y picante que le da al čobanac su característico color rojo.

 

Una de las principales características de esta comida es su sabor picante, para la cual además se añaden los chiles picantes disecados. Čobanac se cuece lentamente, de manera tal que la carne troceada se sofríe sobre la grasa de cerdo, y luego en esa misma grasa se sofríe la verdura. Para darle un excelente aroma al guisado se le añade el vino en el que se cocinan la carne y la verdura. Al añadir el caldo de vaca, el plato adquiere potencia, y cuando se prepara en un ámbito familiar, a este plato generalmente se le añaden bolas de masa o patata troceada. Čobanac está listo cuando la verdura casi se deshace, y toda la carne se ablanda.

 

Hoy en día existen varias competiciones en la preparación de esta especialidad, y el encanto especial yace en su larga preparación y el hecho de que la gente se reúne alrededor del fuego al aire libre y la caldera que cuelga y de la que sale el humo, mientras que el espacio alrededor del fuego se llena de los olores de los condimentos y la carne frita.