Šljivovica

Šljivovica

Šljivovica es el aguardiente (rakija) frutal más conocido, y por su intensidad y agradable calor que causa al tomarlo es especialmente popular en Croacia y en los países vecinos.

 

Se sirve a menudo como aperitivo o como digestivo al final de una rica comida. Es una bebida alcohólica muy rica cuando es casera y cuando se toma en buena compañía. Por su calidad se aprecian especialmente la šljivovica de Lika y de Eslavonia, mientras que esta última lleva le denominación de origen por su tradición de varios siglos. En las dos regiones los ciruelos forman partes de huertos y patios de todas las casas, y la cosecha otoñal se convertía en la rica mermelada o en la fuerte rakija. En las pecare, salas especiales donde se destilaba rakija, se encontraban grandes recipientes de madera ( kace) para la fermentación de la fruta, igual que la caldera para su elaboración.

 

En el siglo 19 rakija se destilaba en calderas de barro, que luego fueron remplazadas por las de cobre. Para la producción dešljivovica se usaban las variedades de ciruela llamada bistrica (ciruela europea) que es la más frecuente de la zona de Eslavonia, pero también se encontraban las variedades autóctonas como bjelica, turkinja o trnovača.

 

Las ciruelas maduras que caían del árbol o se recogían de manera planificada se separaban de las hojas y los tallos y se deshuesaban. Las ciruelas deshuesadas se ponían en recipientes de madera y se dejaban durante tres o cuatro semanas para que se ablandaran y para que fermentaran, y luego se cocinaban en una caldera para sacarles el preciado líquido. Dado que la elaboración de rakija es un proceso que dura varias horas, generalmente se hacía en compañía de vecinos y amigos, con la obligatoria cata del destilado del año anterior.

 

Se considera que la šljivovica de Eslavonia es mejor cuanto más añejada, así que después del destilado se vierte en barriles de roble de Eslavonia donde obtiene su único aroma, su color amarillo dorado y su reconocible olor a rakija casera.