Escalope de Zagreb

Escalope de Zagreb

Uno de los platos los más conocidos de Zagreb, la capital de Croacia, cada vez más interesante a los turistas, es el escalope de Zagreb que debe su popularidad a una deliciosa combinación de ingredientes, texturas y sabores. El escalope de Zagreb es en realidad el filete de carne de ternero empanado, rellenado de jamón y de queso, y es una versión más copiosa del plato vienés, el Wiener Schnitzel, filete de carne de ternero empanado, sin ningunos elementos adicionales, simplemente llamado el vienés.

 

Esta especialidad tradicional se prepara de la carne de ternera de calidad, que debe ser bien golpeada y adelgazada para obtener un bistec que se rellena y dobla. En una mitad del filete golpeado se pone un trozo de jamón, un trozo de queso que al freír fundirá y hará de esta comida un plato exquisito. El relleno se cubre del resto del filete y sus bordes se aprietan muy bien. Entonces esta carne se reboza con harina, con huevos y finalmente con pan rallado, para que al freír en el aceite se forme una corteza crocante. El escalope de Zagreb se fríe en el aceite caliente hasta que se forme una corteza dorada y entonces se sale del aceite y se pone en una toalla de papel para que ésta embeba el exceso del aceite.

 

Gracias a su aspecto el escalope de Zagreb a menudo se compara con el famoso filete suizo cordon bleu, pero la diferencia es en el método de preparación, porque el cordon bleu puede freírse empanado y no empanado, mientras que el escalope de Zagreb solamente puede freírse empanado. Aunque hoy en día se prepara también de otros tipos de carne, como el cerdo, la carne de pavo o de pollo, la carne de ternero se considera como el ingrediente básico de esta receta tradicional. En los restaurantes el escalope de Zagreb se sirve con una rodaja de limón, cuyo ácido va muy bien con la carne empanada, y habitualmente va acompañado de patatas fritas o de rizi-bizi, el arroz con guisante.