Spiedo

Spiedo

Aunque implifica algo menos de la variedad de la barbacoa, incluso en la parrilla se preparan las comidas numerosas: desde las parrillas menores para la carne de aves pequeñas, hasta las parrillas enormes para los bueyes asados. La parrilla está extendida por todas las regiones. Es la característica esencial de los restaurantes junto a las carreteras principales donde las parrillas se ponen incluso como propaganda viral. En la parrilla terminan lo más a menudo los cerdos jovenes, es decir cochinillos, corderos y más raramente cabritos. La parrilla es una manera muy antigua de preparar la comida y hasta Croacia ha llegado del este. Pero en los antiguos tiempos en la parrilla no se asaban los animales jovenes porque la carencia de la carne mandaba que el animal cumpla con su peso completo antes de matarlo. Las huellas de esa tradición son visibles en Croacia, especialmente en el hábito de preparar los bueyes en la parrilla que forman parte de las fiestas populares.

 

Las partes centrales de la región eslavoniana son conocidas por los expertos de las preparaciones de bueyes en parrilla. Pero los campesinos de pueblos grandes en Eslavonia como Gundinci, valoran más la sopa que buey en la parrilla porque saben mejor que la carne de sopa es más jugosa. El fuego lento y carne buena son clave de cada parrilla exitosa. Los condimentos casi no existen, la calidad original de la carne tiene que venir en primer plano. La carne en la barbacoa se asa poco a poco con el ritmo lento de voltearla. se tiene que salar con hábilidad y durante el asar solo se unta con el aceite, la grasa suelta o a veces con el consomé, vino o cerveza.