Los seres místicos de las profundidades del mar Adriático

Los seres místicos de las profundidades del mar Adriático

Las ricas reinas de la pretemporada y la postemporada

En la mitología e calamar, la sepia y el pulpo son sinónimos de seres misteriosos y místicos que de repente aparecen de las oscuras profundidades y desaparecen rápido de la superficie. En Croacia fueron fuente de inspiración no solo para los escritores, sino también para los cocineros, así que estos ricos cefalópodos forman desde hace siglos una parte imprescindible del menú mediterráneo. En ensalada, bajo campana, en guiso o a la brasa, son tan solo unas de las maneras de preparar estas especialidades del mar. Las leyendas sobre la pesca de pulpo, calamar y sepia forman parte de la tradición croata, y además de pescado, los pescadores deportivos también pueden intentar capturar otros habitantes del mar. Esto es ideal para los pescadores que van a Croacia fuera de la temporada de verano, porque la época ideal para pescar los cefalópodos es la pretemporada y la postemporada. La mejor época para la pesca de pulpo es a finales de verano y comienzos de otoño, el calamar es el rey del otoño y del invierno porque se dice que la mejor época para pescarlo es desde el Día de Todos los Santos hasta el carnaval (desde noviembre hasta los finales de febrero), y al final llega la sepia cuya mejor época es desde el comienzo de primavera hasta el comienzo de verano. Como para toda la pesca, el permiso es obligatorio.

 

El pulpo

Estos elegantes guapetones de ocho brazos se conocen como los reyes entre los moluscos. La pesca de pulpo es divertida y no es demasiado difícil. Se pueden usar varios señuelos, depende de su creatividad. Además de comprar el cangrejo artificial, los pescadores locales lo pescan con una pelotita de tenis o con un trapo rojo. El pulpo tiene un apetito muy grande así que literalmente muerde todo lo que se mueve. La mejor época del día es temprano por la mañana, al atardecer o durante la noche, cuando este cauteloso habitante del fondo marino es más activo.

 

El calamar

Tradicionalmente se pesca con un señuelo artificial que se llama «peškafondo”, desde el bote, o desde la costa. Los verdaderos maestros del oficio saben que además de un señuelo de calidad, lo que hace la diferencia es la habilidad de sacudir el señuelo (“skosavanje” en croata) que atrae al calamar, y como para cualquier otra habilidad, la práctica y la experiencia hacen un verdadero pescador de calamar. Igual que el pulpo, se pesca entre el atardecer y el amanecer.

 

La sepia

La emperatriz de los arroces negros se despierta en primavera, como la naturaleza. La pesca a esta maestra del camuflaje es efectiva con señuelos de todos los colores, y como con el calamar, la sacudidas correcta de la mano garantiza la exitosa pesca de la sepia. Es interesante que las sepias vienen en pares, así que si ha pescado una, la otra está en la cercanía.